lunes, 4 de enero de 2010

Roscón de Reyes vegano


Algo muy tradicional en estas fechas es, sin duda, el Roscón de Reyes. Hoy voy a proponer una alternativa para vegetarianos, personas que no pueden tomar huevo o harina de trigo y, en general, para todos aquellos a quienes les apetezca experimentar con esta receta.

La receta básica de este roscón está sacada de un blog que me gusta muchísimo: El delantal verde. Yo he agregado algunas modificaciones o alternativas, para que cada cual lo adapte a sus gustos y necesidades.

Ingredientes

-Para la masa madre
50 gr leche vegetal
50 gr harina de trigo o de espelta
40 gr levadura fresca prensada, (se encuentra en los refrigerados o de los supermercados, o se puede pedir en las panaderías).

- Resto de ingredientes
50 gr azúcar (blanco o moreno)
Ralladura de piel de una naranja y un limón
1 cucharada de harina de garbanzos ( o un huevo)
Agua
1 cucharadita de agua de azahar o dos o tres gotas de aceite esencial
1 cucharadita de ron (opcional)
30 gr margarina vegetal o 30 gr de aceite vegetal
140 gr harina de trigo o de espelta
Una pizca de sal
Fruta confitada o deshidratada, o frutos secos.



Elaboración:

Primero se debe hacer la masa madre, deshaciendo en un bol la levadura en la leche tibia. Se añaden los 50 gr de harina y se amasa suavemente hasta obtener una masa homogénea. Si se pega en los dedos, se pueden untar con un poco de aceite.

Tapamos el bol con un plástico y un trapo de cocina, y dejamos reposar la masa unas 2 horas. También se puede dejar reposar toda la noche para hacer el roscón por la mañana para el desayuno.

A continuación mezclamos el azúcar con las ralladuras de naranja y limón y la harina de garbanzos desleída en un poco de agua (o el huevo), el agua de azahar, el ron y la margarina muy blanda, de textura de crema (o el aceite). Se añaden los 140 gr. de harina y una pizca pequeña de sal. Mezclamos con la masa madre que estaba reposando y amasamos todo junto hasta tener, de nuevo, una masa homogénea.

Los procesos de amasado se pueden hacer en una panificadora, usando el programa de amasado, y tocando de vez en cuando la masa hasta que tenga la consistencia adecuada. Para los periodos de reposo hay que sacar la masa de la cubeta de la panificadora y dejarla reposar en un bol.

Volvemos a colocarla tapada en el bol , para dejar levar otras dos horas.Pasado ese tiempo, se vuelve a modelar la masa muy suavemente para quitarle, con los nudillos, el aire de dentro. Este amasado hay que hacerlo a mano. Damos forma de bola. Dejamos que repose unos minutos y colocamos sobre la fuente del horno, untada con un poco de aceite.


Damos la forma de roscón haciendo un agujero en el centro de la bola, y ampliándolo poco a poco, hasta que teng una forma que nos guste. Hay que tener en cuenta que levará un poco más en el horno.


Si se quiere, se cogen los regalos-sorpresas que queramos añadir, envueltos en un poco de papel transparente o bolsa y se introducen en la masa.
Cubrimos el roscón y dejamos levar un poco más, si se puede, mejor otra hora más.

Se precalienta el horno a 200º C y, mientras, se decora el roscón con las frutas confitadas o deshidratadas, (o también va muy bien con frutos secos) . Decoramos con un poco de azúcar mojado con unas gotas de agua, para que quede grumoso.


Metemos en el horno, bajando la temperatura a 180ºC, y horneamos unos 30 o 40 minutos.

Conviene poner también, dentro del horno, un vaso de barro o algún recipiente que resista el calor, con agua, para que no se reseque el roscón. Si empieza a dorarse mucho por arriba, se debe cubrir con un papel de aluminio.

Una vez terminado el roscón se puede consumir tal cual o poner un relleno previamente. El muno de los rellenos merecería otro post... así que por ahora me limitaré a recomendar los más sencillos; nata de soja, crema pastelera, chocolate para untar, (de cacao o de algarroba), cabello de ángel, etc, etc...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada